Presentación en Cáceres del manifiesto antinuclear del MIA

El Movimiento Ibérico Antinuclear se da cita en Cáceres para presentar su “Manifiesto Antinuclear por una Energía 100% renovable y sin riesgos para la vida”, un trabajo de reflexión conjunta de todos los territorios de la península Ibérica, ya que toda la península está afectada por el peligro nuclear, en todas sus fases desde la extracción del uranio, uso y almacenaje de desechos radiactivos.

Han elegido Cáceres por ser la ciudad de más fácil acceso desde otros puntos de la península, además de cercana a la central nuclear de Almaraz, que debería haberse cerrado en 2020 pero se le ha prolongado el permiso de funcionamiento diez años más, cuando acumule un lustro de funcionamiento … si todo va bien. Teniendo en cuenta que el jueves 8 de julio, a las 10: 50 de la mañana ha tenido que informar de un incidente en el segundo reactor. 

La prolongación más allá de los cuarenta años es un debate que se da en casi todos los países donde operan centrales nucleares, que son treinta y uno, con unos 450 reactores en activo. De estos reactores más de 147 han sobrepasado los cuarenta años con permiso para continuar, pero eso no significa que sea la tónica general. Tenemos el caso de Alemania, que para 2022 habrá cerrado sus centrales, antes de que cualquiera de ellas cumpla los cuarenta.

En la presentación estarán la geografía extremeña Rosa Mogollón, que ha sido una de las persona encargada de coordinar la redacción del manifiesto junto con Cristina Rois, que es la Delegada del Comité Asesor del Consejo de Seguridad Nuclear por Ecologistas en Acción, y co-cordinadora del Movimiento Ibérico Antinuclear junto a José Ramón Barrueco Portavoz también de la Plataforma Stop Uranio de Salamanca.

Cristina Rois nos cuenta que “en España, con las centrales nucleares funcionando más de cuarenta años, habrá que gestionar unas 6.600 toneladas de residuos de alta actividad, cuyo coste total más el desmantelamiento de las centrales se evalúa en unos 14.000 millones de euros hasta 2060. Pero según el Tribunal de Cuentas, estos ingresos no serán suficientes y se generará un déficit de unos 1300 millones de euros”

Rosa Mogollón nos advierte “como en todos los países, es el estado quien se hará cargo finalmente de los residuos y de los costes”

La presentación del manifiesto será en la Librería wine bar café Psicopompo, en la Plaza Marrón, 12 de Cáceres. Nos avisan que tendrá un carácter lúdico y propositivo, y estará acompañada de vinos orgánicos del Alentejo portugues y de la Sierra de Gata extremeña.

Han confirmado su asistencia al acto Javier Andaluz coordinador de las Áreas de Energía y Clima de Ecologistas en Acción. Soledad Montero Área de energía de Ecologistas en Acción y miembro de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, y activista del MIA Madrid. José Carlos García, activista del Movimiento Ibérico Antinuclear y de Energía en Ecologistas en Acción y PX1NME y Paca Blanco co- coordinadora del MIA, miembro de EeA Madrid y PX1NME. Desde Portugal acudiran José Janela de la ONG

Quercus – ANCN, Co-coordinador de MIA en Portugal y el ex minero António Minhoto que es el Presidente de la Asociación de ex-trabajadores de las Minas de Urânio (ATMU)

El acto estará moderado por la escritora Carmen Ibarlucea, actualmente presidenta del FEAN y activista del MIA desde su creación.

Breve resumen del manifiesto que presenta el MIA.

El texto ha sido elaborado para que la persona lectora, pueda comprender de una forma visualmente intuitiva cuáles son los puntos clave del ciclo del combustible nuclear completo, desde su extracción a su almacenamiento una vez desechado.  Sin ese proceso no sería posible la generación de electricidad en cualquier central nuclear. El manifiesto muestra las GRANDES MENTIRAS vertidas por los grupos empresariales energéticos tales como que la energía nuclear no emite CO2, sirve de respaldo a las energías renovables, es segura (han muerto ya miles de personas y los ecosistemas han sido agredidos brutalmente) y limpia. Que es barata (según el presidente de Iberdrola llevan varios ejercicios operando a pérdidas) o generan empleo y riqueza en las comarcas (en realidad solo eleva la renta de algunas familias y crea dependencia ya que impiden la diversidad económica y empresarial, elevando la vulnerabilidad de dichas comarcas).

Finalmente, desde el Movimiento Ibérico Antinuclear se concluye, tras todo un proceso argumentativo, que las centrales nucleares son tan peligrosas que requieren una regulación y vigilancia continuada como ninguna otra industria, siendo una actividad contaminante por sus emisiones y por sus residuos cuya gestión ha de ser participada con la ciudadanía para priorizar la vida y el bienestar de las personas y los ecosistemas, tanto españoles como portugueses, por encima de otros intereses. La energía nuclear es cara, no sirve de respaldo a las renovables, por ello es urgente la transición energética y dicha transición debe ser NO NUCLEAR.