Despliegue de fuerzas de seguridad en Almaraz ante alerta terrorista

¿El autoconsumo y la producción de Energías renovables serían Objetivo Terrorista?

La Agencia EFE informa con fecha 12 de diciembre, de la protección que la Guardia Civil efectuará en el interior de la Central Nuclear de Almaraz a partir de enero de 2018, en consonancia con los niveles 4 y 5 de amenaza terrorista y siendo una medida que se tomará en todas las centrales nucleares del territorio estatal.

Los movimientos antinucleares MIA y FEAN, que se centran en pedir el cierre de las centrales nucleares, insisten que es un gran problema la seguridad, una intrínseca a las propias centrales nucleares (instalaciones deterioradas por la degradación de componentes que afectan a la seguridad, riesgo de fugas radiactivas, etc., que hipotecan y cercenan el bienestar de las personas y del medio ambiente durante siglos) y, otra seguridad, externa, como los ataques terroristas.

Solo teniendo en cuenta este último riesgo, desde MIA y FEAN denuncian la grave irresponsabilidad en que se ha incurrido desde el gobierno en ignorar durante décadas este riesgo sin haber tomado medidas al respecto. Así mismo, ambos movimientos exigen el cierre de las centrales nucleares españolas, criticando los argumentos de abastecimiento energético y empleo, quedando demostrado según ambos movimientos que son meras excusas gubernamentales para mantener buenas relaciones con los oligopolios energéticos que obtienen grandes ganancias de la explotación de las
centrales nucleares por la vía de privatizan los beneficios y socializan las pérdidas y los daños a la salud y medioambientales.

Los movimientos MIA y FEAN explican, con cifras, que España dispone de los recursos materiales y técnicos necesarios para sustituir el aporte energético nuclear y de carbón mediante el abastecimiento con energías renovables y limpias. Estas energías son ya competitivas al precio del mercado eléctrico no regulado, añadiendo la carencia de riesgo para la conservación medioambiental y la salud de las personas.

También destacan que son energías que generan numéricamente más puestos de trabajo y de mayor calidad y, además NO SON OBJETIVO TERRORISTA, puesto que un atentado contra sus instalaciones, provocaría meros daños materiales, en ningún caso la muerte ni las secuelas gravísimas de una explosión nuclear.

Las centrales nucleares, expresan ambos movimientos, son un riesgo evidente y exigen de la acción de los Cuerpos de Seguridad del Estado poniendo en riesgo la vida de sus integrantes así como de su entorno, tanto en caso de fallo como de ataque terrorista.
FEAN y MIA exponen que las fuerzas de seguridad del Estado pueden intentar proteger. las instalaciones de Almaraz, pero no pueden garantizar la protección de la ciudadanía.

Anuncios