La sentencia del Supremo que anula la ampliación de la ZEPA de El Hito es recurrible

Nota de prensa de la Plataforma contra el Cementerio Nuclear, disponible en: http://cuencadicenoalcementerionuclear.blogspot.com/2020/10/la-sentencia-del-supremo-que-anula-la.html

La Plataforma insta a la Junta a colaborar en el diseño de un recurso pues entiende que tiene algunos argumentos débiles

Los principales afectados son los habitantes de la comarca, que gracias a la ZEPA podrían tener un futuro sostenible e ilusionante

La sobreactuación del alcalde de Villar de Cañas y los dirigentes del PP provincial muestran su desesperación a la vista de que el proyecto del ATC se aleja

Una vez analizado el contenido completo de la sentencia 1221/2020 [1] de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, la Plataforma contra el Cementerio Nuclear en Cuenca muestra su decepción. Consideran que es un revés importante pero no definitivo.

Para la Plataforma, la sentencia muestra debilidades que permitirían su recurso. Las más destacadas son:

–       Resta credibilidad a la documentación de SEO BirdLife y a la declaración de su director de conservación que marcan los límites de la IBA nº192 en su versión de 2011 con los terrenos del ATC dentro.

–       El alto tribunal no ha tenido en cuenta suficientemente los criterios técnicos, al igual que pasó en la sentencia (posteriormente recurrida en casación) de 2018 del TSJ. No argumenta adecuadamente aspectos relacionados con el estatus y criterios de conservación de la avifauna ni de gestión de espacios naturales. Esta falta de criterio técnico se demuestra en numerosos pasajes de la sentencia. Un ejemplo: da por bueno que existen “…especies propias de un humedal como la grulla…”. Cuando es bien sabido que la Grulla Común (Grus grus) no es una especie acuática. El tribunal podría haber solicitado una pericial independiente, que proporcionara soporte técnico a la sentencia, cosa que no ha hecho.

–       La sentencia centra sus argumentaciones en la usurpación de competencias del gobierno central por parte de la Junta de CLM. Pero no se expone en ningún momento, que el inicio de la tramitación de la ampliación de la ZEPA no lo realiza la Junta de oficio, se inicia a instancia de parte: es la ciudadanía organizada a través de la Plataforma contra el Cementerio Nuclear en Cuenca, la que solicita en junio de 2015 la ampliación de la ZEPA. Es más, la Plataforma comienza la preparación de la estrategia y la documentación técnica en marzo de 2015, cuando era presidenta del gobierno de Castilla-La Mancha Cospedal. Además en marzo de 2010, más de un año y medio antes de la designación de Villar de Cañas para albergar el ATC, la Plataforma puso de manifiesto los valores naturales de la zona defendiendo su protección a través de 1.600 alegaciones. Por ello no se considera suficiente argumentar que la Junta no había ampliado de oficio y anteriormente a la designación de la ubicación del ATC, la ZEPA de El Hito. En definitiva, el papel de la Plataforma ha sido muy relevante en la tramitación de la ampliación de la ZEPA de El Hito, pero ni siquiera merece la más mínima mención en el texto de la sentencia.

Por todo ello, la Plataforma solicita al gobierno regional y especialmente al Consejero de Desarrollo Sostenible José Luis Escudero, volver a sentarse para plantear conjuntamente un recurso ante la sentencia del Supremo. En 2017, la Plataforma ya se personó con abogado y presentó conjuntamente las alegaciones al recurso que interpuso ante el TSJ de CLM la abogacía del estado y el ayuntamiento de Villar de Cañas contra la ampliación de la ZEPA  de El Hito. La Plataforma como representante de la ciudadanía, tiene mucho que decir en este aspecto. 

Para María Andrés (portavoz de la Plataforma) “Nos da la impresión de que la Junta ha dado por cerrado el asunto del ATC con demasiada precipitación. Desde la Plataforma llevamos tiempo diciendo que debemos permanecer activos contra un cementerio nuclear que, paradójicamente, sigue vivo. Por eso queremos decirle a Escudero que nos escuche, como hizo el anterior equipo de gobierno, pues tenemos un objetivo común: parar de una vez por todas el cementerio nuclear. Para conseguir este objetivo debemos trabajar conjuntamente en un recurso y conseguir tener mayor incidencia en el gobierno central”.

Aunque la sentencia no es suficiente para que siga adelante la tramitación del ATC en Villar de Cañas, sí que puede facilitar en un futuro su autorización, puesto que sí era necesario despejar este aspecto legal. En la situación actual, solo sería necesario la emisión de la declaración de impacto ambiental (DIA) para que el gobierno actual o futuro pudiera emitir la “Autorización previa o de ubicación” del ATC, que ya cuenta con el visto bueno del CSN. 

Para María Andrés, portavoz de la Plataforma “La vicepresidenta Ribera ha manifestado que  no se pronunciará sobre el ATC hasta que no se apruebe el 7º Plan de Gestión de los Residuos Radiactivos (7ºPGRR), debido a los problemas geológicos de los terrenos. Pero para tranquilidad de la ciudadanía y en especial del vecindario de la comarca de Villar de Cañas, pedimos a Ribera que deniegue dicha autorización y así evitar que un gobierno futuro decida construir el ATC en nuestra provincia. 

La alegría del alcalde de Villar de Cañas y de Benjamín Prieto por esta sentencia es difícil de entender, pues un cementerio nuclear no es el modelo de desarrollo sostenible que necesita la comarca. Sus declaraciones fuera de tono se enmarcan en la propaganda política ante la desesperación de ver un ATC paralizado y que poco tiene que ver con el contenido de la sentencia y la realidad de la tramitación del ATC”. Ha finalizado Andrés.

La Plataforma y las organizaciones que forman parte de ella, han defendido con insistencia un futuro esperanzador para los ciudadanos del entorno de Villar de Cañas a través de la ZEPA de El Hito. La entrada de la zona en la “Red Natura 2000”, habría garantizado el apoyo de las instituciones comunitarias y el acceso a programas europeos, que tienen asociados dotaciones económicas para el mantenimiento de las actividades agrícolas y ganaderas tradicionales. De esta manera la comarca podría haberse beneficiado de un modelo de desarrollo sostenible, justo lo contrario de lo que representaba el cementerio nuclear.